¿Los nuevos antibióticos golpearán más?

¿Qué pasa si la tuberculosis y la neumonía vuelven a ser plagas? Un escenario plausible, frente a la creciente resistencia de las bacterias a los tratamientos. La Organización Mundial de la Salud acaba de publicar una lista de doce familias de bacterias, que pueden causar infecciones graves o potencialmente mortales, para las cuales existe una necesidad urgente de encontrar antibióticos más efectivos.

Si, por razones económicas, la búsqueda de nuevas moléculas se descuidó un poco en la década de 1990, las cosas han cambiado en los últimos años. Aquí hay tres maneras que podrían salvarnos del desastre sanitario.

Teixobactin, un nuevo y abrumador antibiótico

En el laboratorio, los investigadores intentan identificar moléculas que las bacterias aún no conocen y contra las cuales no han desarrollado una parada. En 2015, un equipo de científicos estadounidenses, alemanes y británicos anunció que habían aislado una molécula hasta ahora desconocida: teixobactina. Su modo de acción demuestra ser muy efectivo: ataca directamente ciertas partes de la pared de la bacteria, causando su muerte. Esta investigación genera grandes expectativas, ya que las estructuras a las que se dirige la teixobactina mutan lentamente: las bacterias pueden demorar mucho tiempo en combatirla. De acuerdo con pruebas preliminares realizadas en ratones, esta sustancia actuaría contra una clase completa de bacterias, incluido el bacilo de Koch, responsable de la tuberculosis, o el Staphylococcus aureus. Incluso podría estar en el mercado dentro de cinco años.

El Zavicefta, el efecto dos en uno

Otra estrategia podría dar resultado: diseñar tabletas compuestas de dos moléculas diferentes, un antibiótico tradicional por un lado, un inhibidor responsable de paralizar la resistencia de la bacteria por el otro. Una vez que se pone a dormir, el antibiótico convencional puede funcionar normalmente. Esta táctica ha sido aplicada con éxito por un gran laboratorio internacional para desarrollar Zavicefta, un nuevo tratamiento efectivo de último recurso. Podría combatir hasta el 80% de las bacterias productoras de carbapenemasas (enzimas que neutralizan los antibióticos más poderosos), especialmente aquellas que causan infecciones del tracto urinario o infecciones del torrente sanguíneo. En junio de 2016, la Comisión Europea dio luz verde y el Zavicefta pronto se comercializará en Francia. Se prescribirá en el hospital, solo en casos de extrema necesidad, porque un uso demasiado intensivo podría llevar a las bacterias a desarrollar rápidamente formas de frustrarlo. Su costo muy elevado, unos 11.500 euros por cinco días de atención, también debería limitar su uso …

Eligobióticos, francotiradores reales

Algunas empresas médicas están explorando pistas alternativas. En Eligo Bioscience, fundado en mayo de 2014 por los franceses Xavier Duportet y David Bikard, los investigadores están desarrollando un enfoque futurista: los eligobióticos. A diferencia de los tratamientos tradicionales, que eliminan ciegamente todas las bacterias sensibles a su modo de acción (incluidas las que no son dañinas), los eligobióticos rastrean solo a aquellos con resistencia. Una pequeña revolución! Cuando identifican un objetivo, lo eliminan destruyendo su código genético directamente. La ventaja? Esto no daña todo el entorno bacteriano del cuerpo, esencial para nuestra buena salud. La investigación está apenas en su infancia. Pero si se confirma su potencial de francotirador, los eligobióticos podrían administrarse en el futuro antes de una cirugía de riesgo, por ejemplo, una intervención pesada en la que las bacterias de la piel o del sistema digestivo puedan entrar en contacto con la piel. sistema de sangre Al eliminar de antemano todas las bacterias resistentes, los eligobióticos reducirían en gran medida el riesgo de una infección difícil, si no imposible, de tratar.

Lea también Una prueba para evitar el abuso de antibióticos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.