La casa de retiro … ¿en la parte posterior del jardín?

¿Abuelo en un contenedor? No, no es una broma. Esta es la idea del gobierno flamenco para superar la escasez de lugares en las casas de retiro. Por supuesto, no se trata de acumular nietos como piezas de repuesto en una caja, sino de instalar "viviendas flexibles", "adaptadas a las necesidades" de los ancianos en los huertos familiares. Según sus partidarios, permitirían que los niños cuiden temporalmente de sus padres perdiendo su autonomía mientras esperan encontrar un lugar en una institución especializada. El principio del contenedor no es nuevo: en los Países Bajos, estas estructuras metálicas reacondicionadas se alquilan a bajo precio por los estudiantes. Pero, desde un punto de vista simbólico, ¿cómo interpretar esta iniciativa? Como prueba de que nuestra sociedad relega a los ancianos al último rango de sus preocupaciones, con la podadora en el fondo del jardín? ¿O deberíamos regocijarnos en una política que aliente la solidaridad intergeneracional? Nuestro tiempo está lleno de polémicas, estas dos lecturas diametralmente opuestas no dejarán de enfrentarse entre sí. ¿Cuál es el tuyo?

Lea también: Cinco innovaciones para la vivienda para personas mayores del mañana


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.